Van 174 muertos y más de 180 heridos en el clásico de Indonesia, mujeres y niños entre las víctimas.

Mientras el Arema FC se enfrentaba a Persebaya Surabaya, el clásico de Indonesia, la afición de Arema invadió el terreno de juego y se desató una intensa batalla llena de violencia, la trifulca comenzó con el pitido final del encuentro, tras la derrota de 2-3 del equipo local, cabe señalar que era la primera vez que caía ante su archirrival en más de dos décadas, lo que desató que cerca de 3000 seguidores del Arema FC invadieran el campo, por lo que agentes trataron de dispersar a los aficionados con cargas y gases lacrimógenos. 

El jefe policial de Java Oriental, Nico Afinta, dio a conocer la cifra de 174 muertos, después de que múltiples medios comenzaran a especular y señalar que el hecho, sería el parteaguas más grave de la historia de Indonesia. 

A través de redes sociales, diversos usuarios han compartido videos del acontecimiento, donde se puede apreciar la participación de la Policía Nacional golpeando y rociando gas lacrimógeno a las personas que se encuentran en el campo. 

Asimismo, se dio a conocer que dos elementos de la policía perdieron la vida durante los enfrentamientos. 

Este hecho que ha conmocionado a al mundo, pues la mayoría de las víctimas son personas que intentaban huir, ya que fueron pisoteadas y aplastadas por la estampida lo que les dificultó la respiración, aunado a ello, la sofocación por los gases.

El número de lesionados va en ascenso y hasta el momento, se reportan 180 personas heridas que fueron trasladados a distintos hospitales de la ciudad, sin embargo, no se conoce aún el estado de salud actual en el que se encuentran.

El presidente de la Liga Indonesia Barú, Akhmad Hadian Lukita, se pronunció al respecto y lamentó los hechos acontecidos de ayer, ofreciendo condolencias para aquellas familias que se encuentran de luto. 

Paralelo 19, Belén Agsa 2 octubre, 2022
Compartir
Categorías
Archivar


Tras llevar la delantera, la Selección pierde ante Colombia, aficionados decepcionados agreden al "Tata".